Sin duda el hojaldre artesano es el rey de la pastelería. Con crema o con nata, o sin ella, las opciones son variadas.

Los pasteles de crema cocida también son otros de sus guindas. Muy reconocidos, no sólo por los guipuzcoanos, sino también por los turistas que repiten. En pasteles, no hay que olvidar el clásico
gateau basque con la receta de Iparralde

En la bollería también se utilizan los mejores ingredientes, mantequilla en los croissants, solo o acompañado con el chocolatín muy al estilo francés, las caracolas con frutas confitadas, las palmeras de chocolate o las bombitas pequeñas de crema y nata.
Entre las “delicatessen” de la Pastelería Izar destacan las joyas de los fines de semana como el “Principe” o la “Plancha de manzana con pasas”. Sólo los elaboran los sábados y domingos, y eso los hace tan especiales.


Herradura:
El nombre le da su forma. Elaborado a base de hojaldre, crema cocida y almendra picada.

Gorbea:
Milhojas de hojaldre con crema y nata, que no falta en ninguna casa cuando hay una celebración especial. Se puede hacer en ración o en tarta.

Alpargata donostiarra:
Elaborado con hojaldre de mantequilla, y que no lleva nada por dentro para sentir y gozar del buen hojaldre.

Milhojas de merengue:
Un torre de hojaldre cubierta de merengue.

Crema cocida:
Pastel Vasco (Gateau Basque)
Bizcocho de almendra con un poco de crema cocida por dentro.

Príncipe:
Rollito de teja crujiente con trufa por dentro.

Plancha de manzana con pasas:
Plancha de hojaldre con manzana y pasas.



Un consejo: cuando pases por el escaparate, y te des cuenta que no puedes resistirte, entra y resérvalo, porque los dulces vuelan en esta pastelería. Sólo tienes que decir que te lo guarden y te pasas cuando quieras a por el. ¡Así, nunca te quedarás sin postre!